Biografía de Carlos I de España (V Parte), por Víctor Fernández Correas

Os ofrecemos el cuarto capítulo de la vida del emperador Carlos I de España y V de Alemania, cuya biografía publicamos por cortesía del escritor extremeño Víctor Fernández Correas, autor de las novelas La conspiración de Yuste y La tribu maldita.


Puedes leer las entregas previas pinchando AQUÍ.

MI QUERIDA ESPAÑA, ESTA ESPAÑA MÍA, ESTA ESPAÑA NUESTRA...
Víctor Fernández Correas
Dejábamos en la anterior entrega a Adriano de Utrecht tranquilizando a Fernando I de Castilla -el Católico para la posteridad-. La situación de su joven mujer, Germana de Foix, qué sería de ella en caso de que él pasara a mejor vida, etcétera. Lo que no barruntaba tan católica majestad es que eso ocurriera tan pronto. Y sucedió. Así que, según lo dispuesto en su última voluntad, negociada por el que sería futuro Papa Adriano VI a instancias de Guillermo de Croy, a Carlos le correspondía hacerse cargo de la herencia castellana. Y a por ella que se fue. Y cuanto antes, que los partidarios de Fernando, nieto del difunto y hermano del nuevo monarca, no estaban dispuestos a dar su brazo a torcer tan fácilmente. Sus derechos, el conocimiento de la idiosincrasia patria. Esos detalles. Y Valladolid, frecuente asiento de la Corte, apremiando su presencia en la villa. Ahora, lo de ser rey iba a ser otro percal.

—La reina Juana aún vive.
—Más para allá que para acá…
—Pero está viva y ella es quien posee los derechos.
—Pues a ver cómo se arregla eso... Porque la chaveta la tendrá estropeada, pero de cuerpo y ánimo anda que da gusto.

El diálogo, cuyos protagonistas eran dos cortesanos que aprovechaban la buena jornada para pasear al sol por la calle Teresa Gil de Valladolid, era siempre idéntico por distinto que fuera el corrillo y cortesanos que lo mantuvieran. Y era cierto. A Juana, madre de Carlos y —todavía— reina de Castilla, la tenían por loca y recluida en un castillo de Tordesillas, pero a sus 37 años gozaba de una excelente salud.
 

¿Cuánto tiempo viviría Juana? ¿Tendría que esperar Carlos hasta su muerte para ser considerado rey con todos los derechos? El Consejo Real tenía por asumida la incapacidad de la reina para gobernar, pero otra cosa era saltarse el orden sucesorio. La tradición. En definitiva, respeto a su figura. Sobre todo, porque el pueblo de Castilla andaba con la mosca detrás de la oreja.

—¿Un rey extranjero?
—Se dice que la reina no rige bien.
—¿Quién dice eso? ¿Quiénes están con ella o quienes quieren quitársela de en medio?
—Pues buena pregunta esa…

Otro diálogo que se repetía de corrillo en corrillo por las calles de Valladolid, de Segovia, de Medina del Campo… Una cosa era lo que se pensaba en las altas esferas y otra bien distinta lo que rumiaba el pueblo. Diferían.

A todo lo anterior hay que unir a Francisco I, que estrenaba corona en Francia con ganas de tocar las narices. De Navarra, básicamente. Así que Carlos puso rumbo a España a comienzos de septiembre de 1517, a la que llegó en más días de lo previsto y a otro destino: en lugar del contemplado en principio —las costas de Santander, en Laredo—, el mar y los vientos le condujeron a Tazones, en Asturias.

—¿Y dice que los barcos son tan altos como castillos?
—¡O más!

Nunca se había visto tal armada —hasta 40 barcos— por aquellos lares. Carlos ya estaba en España. Y se le agasajó como el rey que era —todavía no de forma oficial— por cada villa que pasó. A saber: Villaviciosa, Colunga, Ribadesella, Llanes, Torrelavega, Aguilar, Aguilar de Campoó…

Carlos ya estaba en Castilla. Y la comitiva que se dirigía a Valladolid lo hizo a paso lento. Unos dicen que De Croy —más listo que el hambre— prefería dejar que la naturaleza —esto es, la muerte— se llevara por delante al Cardenal Cisneros —80 años le contemplaban y pocos daban un maravedí por su salud. Unas semanas, a lo sumo, y a criar malvas—. Otros, en cambio, hablan de que De Croy quería preparar bien a su pupilo para encontrarse con su madre. Porque Juana, ante todo, era eso: la madre de Carlos. Y madre no hay más que una, y encima, reina. Lo que ansiaba ser el hijo. Y a ver cómo se presentaba éste delante de aquella con eso de “madre, ya que usted no está para estas cosas, será mejor que me encargue yo de ellas”, y tal. De lo que hablaremos en la próxima entrega de la vida del futuro Emperador
.


© Víctor Fernández Correas

Carlos I de España
- Bernard van Orley -

Víctor Fernández Correas nac en 1974 y le dio por empezar a escribir a eso de mediados del año 2000, que fue cuando ganó un certamen de relato corto en su pueblo, Valverde de la Vera (Cáceres). Repitió al año siguiente y también ganó. Y asimismo fuera de su pueblo –por ver si sonaba la flauta-, como le ocurrió con el Primer Certamen de Relato Corto «Princesa Jariza» de Jaraíz de La Vera en ese mismo 2001. En 2008 se publicó su primera novela, La conspiración de Yuste, editada por La esfera de los libros. Cuatro años después, en 2012, volv a aparecer en el mercado literario con La tribu maldita, editada por Temas de hoy (Editorial Planeta). Hace unos meses terminó una tercera pendiente de publicar y ahora está con una cuarta encima de la mesa. También ha colaborado en la antología Cervantes tiene quien le escriba, editada por Ediciones Traspiés en 2016, con el relato «La del alba fue».



¿NOS ECHAS UNA MANO?
Si te gusta alguna de las secciones de CITA EN LA GLORIETA, ayúdanos a crecer, siguiendo el blog. Puedes hacerlo pinchando AQUÍ.

¡Muchas gracias!