«Microrrelatos escogidos» por Ana Grandal (XXVI)

La siguiente selección de microrrelatos ha sido escogida para CITA EN LA GLORIETA por Ana Grandal, licenciada en Ciencias Biológicas, traductora científica, escritora y administradora de la página de facebook TOPmicrorrelatos.
 

GRAVE ESGUINCE DE TOBILLO
Ana María Shua
Una mujer casada, de cuarenta y cinco años, madre de tres hijas, se quejó durante meses de fuertes dolores en el tobillo derecho. Un día lanzó un alarido que traspasó los límites del aire. Su tobillo se había transformado en un sacerdote budista mendicante que ya no quería ni podía cumplir las funciones de una articulación ósea. El pie, a quien ya nada mantenía unido al resto de la pierna, optó por escabullirse. La mujer decidió purgar sus pecados siguiendo al sacerdote por los caminos, pero a causa de su renguera avanzaba lentamente y pronto se quedó atrás. Años después, cuando ya nadie la recordaba, uno de los sirvientes de la casa descubrió que la desaparición de ciertos alimentos de la cocina no se debía a una rata sino a un pie salvaje que vivía en una gruta del jardín. 

Botánica del caos

EL CID Y JIMENA
Marco Denevi
Se amaron después de tantas dificultades que en el lecho nupcial les pareció que amarse no valía gran cosa.


RECUPERACIÓN
Umberto Senegal
¿Abuelito Isauro recuperó su agilidad? Abuelito Isauro recuperó su agilidad. Esta mañana caminó por el jardín a la espera de algo que se le adivinaba en los ojos y en el movimiento de sus brazos. Al aparecer los colibríes rondó las flores del prado, ascendió hasta las orquídeas que penden del balcón, libó en el rosal y después se alejó entre ellos, sin despedirse.


PENÉLOPE
Nana Rodríguez
Tejió tantas prendas en el transcurso de su vida, que le salieron músculos en el pensamiento.
Nana Rodríguez

UN LIBRO
Diego M. Garau
Tenía en mis manos ese libro, aquel que todo el mundo comentaba y quería. Su escritor solo escribía una copia al año y cuentan que siempre cambiaba cosas según su estado anímico. Eso lo convertía en copias exclusivas; me sentía un privilegiado. Lleva repartidos solo cuatro libros, las personas que consiguieron leerlo habían cambiado su forma de vida a mejor. Una vez leído debían tirarlo en mitad del océano al fondo del mar; terminada la faena, el escritor se reunía con ellos para darle explicación a la última pregunta que planteaba el libro; no se sabe la respuesta que dieron, suponemos que afirmativa, pues desaparecieron para siempre a través de una luz muy brillante caída del cielo. Yo me dispongo a leer el libro. 

I Concurso de Microrrelatos LdN

CUENTO DE HORROR
Juan José Arreola
La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de las apariciones.
Doxografías

Ana Grandal es licenciada en CC. Biológicas y ejerce como traductora científica freelance desde 1996. Entre otros, ha traducido los libros de divulgación Los orígenes de la vida (Freeman Dyson, Cambridge University Press, 1999), El comportamiento altruista (Elliott Sober y David Sloan Wilson, Siglo XXI, 2000) e Inteligencia emocional infantil y juvenil (Linda Lantieri, Santillana, 2009) y la compilación de poesía incluida en Mina Loy. Futurismo, Dadá, Surrealismo (La Linterna Sorda, 2016). Cuenta con varios premios literarios, que incluyen el V Concurso de Relato Corto del Ayto. de Monturque (2004) y el XIII Premio de Narrativa Miguel Cabrera (2006). Ha publicado la colección de microrrelatos Te amo, destrúyeme (Amargord Ediciones, 2015). Coedita con Begoña Loza la colección de relatos La vida es un bar (Vallekas) (Amargord Ediciones, 2016), en donde también participa como autora. Colabora en las revistas digitales La Ignorancia y La Charca Literaria. En su faceta musical, toca la flauta travesera en los grupos de rock VaKa y Los Vitter del Kas.


Puedes leer una selección de microrrelatos de su libro «Te amo, destrúyeme», publicado por Amargord Ediciones en 2015, pinchando AQUÍ.